Dónde comer en Marrakech: nuestras 6 recomendaciones

donde comer en Marrakech

Situada en la parte noroeste de Marruecos, a Marrakech la llaman «la ciudad roja» debido al color rojizo de la arenisca con la que han construidos la mayoría de sus edificaciones. Mezquitas, palacios, plazas y jardines y, ante todo, una majestuosa Medina. La historia de esta ciudad medieval amurallada se remonta al año 1062 cuando fue fundada por los Almorávides.

Si decides viajar a Marruecos y visitar Marrakech, vale la pena perderse por los callejones de su Medina y entrar en sus zocos para descubrir una gastronomía diferente y auténtica. Te proponemos algunos planes gastronómicos y recomendaciones sobre donde comer en Marrakech:

¿Pero a qué restaurantes ir y qué platos pedir?

Antes de nada, hemos de dejar bien claro que en Marruecos se come muy bien. Fantásticamente bien. Una de las rutas gastronómicas más recomendables del planeta. Vibrante, genuina, tan cercana pero tan diferente a la vez… Ya solo caminando por el centro histórico de Marrakech se puede oler la mezcla exótica de las fabulosas especias.

Una gran riqueza gastronómica donde se combina la historia de Marruecos y las culturas que han ido dejando sus colonizadores: los bereberes, los árabes, los moros y los franceses; todos dejaron su huella con diferentes costumbres culinarias que hoy podemos apreciar en cada mordisco.

Un té con menta

La plaza Yamaa el Fna – patrimonio mundial en 2001 – ocupa un protagonismo vital en la rutina de la ciudad. Allí sucede de todo. Y la inspiración suele ser el té con menta -se toma como remedio contra el calor, pues ayuda a regular la temperatura corporal- o un zumo de naranja natural. El té alimenta las almas.

Merece la pena sentarse en una de las terrazas de algún bar, y contemplar, desde lo alto, como se despliega el entrañable bullicio de la vida de los ciudadanos. De hecho, es bien sabido que esta bebida es el símbolo de la hospitalidad.

¿Dónde tomarse un buen té en Marrakech? La terraza panorámica Le grand balcon du café glacier es un buen lugar para contemplar la ciudad.

Los huevos marroquíes con aceitunas

Para empezar bien el día nada mejor que un desayuno contundente como este. Los marroquíes adoran los huevos fritos. Es uno de sus platos favoritos. Es una receta sencilla y sabrosa. Si buscas un lugar donde comer en Marrakech, pídete unos huevos.

Los huevos fritos se suelen aderezar con comino y paprika (pimentón). Y no se sirven solos. Que va. Jamás. Siempre tienen buenos acompañantes: el pan, el queso fresco de cabra y las aceitunas (si puede ser, que sean de Kalamata), que le aportan un toque salado exquisito. Y todo con un buen aceite.

¿Dónde comer huevos fritos en Marrakech?: Es sencillo encontrar un buen lugar donde desayunar y donde comer en Marrakech y tomarse un brunch en Marrakech. Una buen sugerencia es el Zeitoun Café, ubicado cerca de la plaza del Zoco.

Un tajine

El tajine es un guiso de pescado o carne que se acompaña habitualmente verduras o frutos secos. Su nombre procede del recipiente que se utiliza para cocinarlo. Junto al cous cous es uno de los platos más simbólicos del país.

Como decimos, los ingredientes no siempre son los mismos. Aunque es una cuestión muy personal, uno de los favoritos es el de pollo al limón o el de ternera con ciruelas. Se trata de un plato que tarda bastante tiempo en cocinarse, tradicionalmente sobre brasas, y se le añaden hierbas, especias, frutos secos y aceite de oliva. Se suelen servir con trozos de pan marroquí para coger los ingredientes y la salsa.

¿Dónde comer un buen tajine en Marrakech? : Casi todos los restaurantes de Marrakech ofrecen este guiso, pero me parece especialmente recomendable el que sirven desde la cocina de Chez Chegrouine, cuyas vistas a la plaza Deejma el Fnaa son espectaculares. 

La Maakouda

Una de las sensacionales experiencias que se pueden vivir en Marrakech es la de pasear y, al mismo tiempo, probar alguno de los sabrosos platos que se sirven en los puestos callejeros. El Street Food es uno de los mejores consejos si quieres saber dónde comer en Marrakech.

Si te acercas a uno de esos mostradores, no dudes en pedir la Maakouda. Es típico. Consiste en un buñuelo en forma de bola de patatas frito que puede comerse solo o con carne. A veces se sirve en un sandwich con el tradicional pan Khbuz (el pan de los dioses). Se suele servir con una salsa para darle un toque más intenso.

¿Dónde probar el Maakouda? Lo encontrarás en cualquier puesto ambulante en los zocos o en el mercado Jemaa el-Fnaa.

Tanjia

Vamos a por la carne. La Tanjia es un guiso con mucha historia y es uno de los más genuinos de la ciudad de Marrakech. La receta es la siguiente: trozos de cordero, ajo, cúrcuma, comino y los típicos limones en conserva marroquíes. Algunas recetas incluyen la mezcla ras al hanut (mezcla de especias) entre sus ingredientes.

Este plato se elabora en una tinaja conocida como tangia, recipiente que le da el nombre. Tradicionalmente se introduce en un horno subterráneo, donde se hace lentamente (puede tardar hasta 5 horas). Eso sí, la carne queda tierna y deliciosa.

¿Dónde probar una Tangia? La sirven en numerosos restaurantes, pero uno de los más aconsejables es en Le Souk Kafé, donde cuentan con una agradable terraza.

Cuerno de gacela

Los dulces y la repostería en Marruecos tampoco se quedan atrás. Tienen buena mano los marroquíes con los dulces. Prueba de ello es El kabalgazal o cuerno de gacela. Es un dulce delicioso que se suele servir en los riads de Marrakech (casas tradicionales de Marruecos) a modo de bienvenida.

Son  pequeños pasteles rellenos con forma -de ahí el nombre- de cuernos de gacela. En el interior hay una base de almendra molida, un ingrediente muy importante en la cocina marroquí, avellanas, canela y azahar. Para que te hagas una idea, son algo parecido al mazapán. Habitualmente se sirven con azúcar glace espolvoreado, o con semillas de sésamo.

¿Dónde probar unos cuernos de gacela? En plena Medina hay una pastelería muy recomendable llamada La Patisserie des Princes.

Por Pedro y Christian, fundadores de Humboldt Society

Si te interesa alguno de estos viajes románticos personalizados llámanos al 93 217 95 13 y te asesoraremos y personalizaremos un viaje a tu gusto. OJO, no hacemos reservas de vuelos y hoteles por separado.