Un día por el norte de Menorca

El norte de Menorca permanece relativamente ajena a lo que pasa en el resto del mundo, incluso de la isla. La vida allí suele ser lenta, tranquila y pacífica, lo que se refleja especialmente en sus habitantes y en su forma de entender las cosas. Es ideal para familias, para parejas que buscan intimidad o para viajeros que huyen del mundanal ruido.


Hay veces que generamos vínculos estrechos con destinos a los que aparentemente no nos une nada. Menorca es para nosotros ese destino. Viajamos allí todos los meses de septiembre incondicionalmente. Descubrimos la costa norte de la isla y nos fascinó esta ruta de un día que hicimos en coche. Por Christian y Pedro, fundadores de Humboldt-society*

* Nota: estos articulos están basados en los viajes, experiencias y recomendaciones de los fundadores de Humboldt- society


Ruta desde Ciudadela a Mahón

Dónde dormir: recomendamos Hotel Tres Sants

Cuando viajamos a nosotros nos gusta que todo sea muy personal. Y lo mismo queremos para nuestros viajeros. Por eso nuestros viajes son esencialmente personalizados. En ese aspecto, este es un viaje para viajeros que desean una atención muy cercana y que buscan sentirse seguros durante sus vacaciones. Por eso, siempre que vamos a Menorca, elegimos hotelitos con encanto (bien valorados por anteriores huéspedes) para dormir.

Aunque esté más en la parte occidental, hacia Ciudadela, el hotel Tres Sants es sin duda uno de los mejor valorados de Menorca. Se trata de un precioso y coqueto establecimiento en pleno corazón del casco antiguo de Ciutadella, junto al palacio episcopal, en una de las calles con más carisma del centro histórico: con una valoración de 4,7 de 5 en Google reseñas, un 9,4 de 10 en Kayak o 9,1 de 10 en Booking. La relación calidad-precio es escelente, puesto que hay que tener en cuenta que una noche puede rondar los 130€.

8.30h
Excursión a la salvaje Cala Pilar

Vale la pena levantarse pronto. El día es corto y el amanecer en la isla es una experiencia que hay que vivir. Menorca tiene una de las costas más bonitas del mundo. Y, sobre todo, la parte norte es especialmente cautivadora. Es salvaje, roja y el agua es como mirar a través de un cristal. Es la Menorca en estado puro.

Una excelente sugerencia en un viaje a Menorca es caminar y alcanzar el mar. Y si uno de los primeros paisajes que ves es Cala Pilar, ya te será difícil olvidarte de Menorca. El camino para llegar hasta la cala no es lo que se dice coser y cantar. Al contrario. El itinerario a pie se alarga durante unos 45 minutos, recorriendo senderos, pendientes, subidas… Eso sí, hay que detenerse un rato a contemplar Ets Alocs, una cala anterior característica por su manto de piedra superficial y submarina.

Vista de Cala Pilar

Aviso: como cala Pilar esta ubicada al norte de Menorca, su fuerte exposición a la Tramuntana (viento del Norte) la puede convertir en un lugar algo incómodo para el que busque sol y playa. Antes de ir hay que mirar los partes del viento, y si sopla mucho el viento del norte, buscar otra cala porque el oleaje es algo brusco y, a veces, no te permite darte un chapuzón siquiera.

10h a 12h.
Subir al Monte del Toro.

El Monte Toro, con 358 metros, es la montaña más alta de Menorca. Se encuentra ubicado en el término municipal de Es Mercadal (a 3 kilómetros), en el centro de la isla. En su cima está el Santuario de la Virgen del Toro, centro espiritual de Menorca desde finales del siglo XIII.

Ascender hasta su cima es una excursión muy apetecible. Desde allí se puede divisar la isla en 360º, una pasada, e, incluso, si el día es favorable, se puede llegar a ver la isla de Mallorca. Esta es una buena forma de explorar el interior de la isla, para luego aventurarse hacia el norte de Menorca.

13h.
Cocina menorquina en Es Molí des Raco

En el centro de la isla, de camino hacia el norte de Menorca, en Es Mercadal nos topamos con un hallazgo gastronómico: el restaurante Es Moli des Raco. Es un rincón maravilloso que ocupa un antiguo molino. Si buscas comida típica menorquina, bingo: este es el lugar. Calderetas, calamares a la menorquina, berenjenas con gambas, pescados frescos buenísimos, queso de Mahón, carquiñolis y, de postre, como no, chupito de pomada. Y, por cierto, el pan está de lujo.

14h.
Baño en la Bahía de Fornells

Desde Mercadal luego hay unos 10 kilómetros hasta Fornells. Su bahía es espectacular. Es como un pequeño mar, incluso tiene sus propias islas, calas y playas. Es una zona de costa aún virgen sin maltratar.

Fornells es un pueblecito de pescadores con mucho encanto. Es interesante acercarse a la Torre de Fornells. Fue construida por los ingleses a principios del siglo XIX y desde ella conseguiréis unas vistas fabulosas de la costa. Por cierto, desde allí merece la pena plantearse (si vas con más tiempo) la ruta histórica de Camí de Cavalls, que da la vuelta a la isla por la costa.

14.30h.
Caldereta de Langosta en Es Cranc

Una de las experiencias imprescindibles cuando uno se plantea visitar Menorca es la Caldereta de Langosta. Es una tradición de las buenas. En Es Cranc, restaurante de tradición familiar donde cuentan con viveros propios en la trastienda. Ojo, en verano es fundamental acercarse con reserva.

https://www.instagram.com/p/BvO6W6WnoEi/?utm_source=ig_web_copy_link

17h a 20h.
Calas Binimel.la y Pregonda

Otras dos calas al norte que están en el mismo camino y que merecen mucha la pena visitar, son Binimel.la y Pregonda. Cuentan con un paisaje típico del norte, rocoso, salvaje y con arena de color rojizo al igual que las rocas que las rodean.

El trayecto hasta Cala Pregonda es bastante duro, ya que hay que caminar unos 25 minutos (por el famoso Cami de Cavalls), con algunas algunas subidas y bajadas. En Binimel.la hay un restaurante donde podréis comer algo.

21h
Puesta de sol en Faro de Cavalleria.

El punto más septentrional de Menorca es el faro de Cavallería. Se llega a través de una carretera estrecha. Se inauguró en 1857 y se eleva 94 metros desde el mar. Desde lo alto del acantilado (cuidado, está a 15 metros de altura), vigila una zona en la que en el siglo XVI hubo más de 700 naufragios. La vista desde lo alto es impresionante, se abre el mar inabarcable hasta el horizonte.

Desde aquí vemos la Isla dels Porros. A la derecha, Fornells. Más al este está la playa de Arenal den Castell. En el edificio del faro hay un Centro de Interpretación donde te explican cómo ha evolucionado el faro desde su construcción y toda la zona de mar y tierra que lo rodea.

La puesta de sol en el Faro de Cavallería es inmejorable en los meses de verano. Se forman colores y tonalidades que se dibujan en el cielo como si fuera un cuadro impactante. La idea es llevarse un bocadillo y una copa de vino y cenar mientras se oculta el sol tras el mar.

23h
Salir por el Puerto de Mahón

Recorremos el norte de Menorca hacia el este. Allí esta Mahón. Su puerto se extiende a lo largo de 6 kilómetros. Es uno de los puertos naturales más bellos del planeta. Esta repleto de restaurantes, bares y locales nocturnos. Es una magnífica oportunidad para dar una vuelta y tomar unas copas antes de meterse en la cama.

En Mahón, por ser la capital, es donde quizás encontremos más locales dedicados a amenizar la simpática vida nocturna menorquina. En la Zona Anden Poniente, situada en el mismo puerto de Mahón, hay numerosos bares donde suele reunirse la gente joven. La Zona del Muelle de Levante ofrece en verano multitud de terrazas donde se puede encontrar a la gente más variopinta en busca de tranquilidad y buenas tapas.