¿Por qué viajar a Albania lo antes posible? (7 razones)

Tal vez Albania sea el rincón más desconocido de Europa. Es como un secreto bien guardado. Ha estado tanto tiempo aislada por el comunismo que parece que no exista (desde que Enver Hoxha se hizo con el poder en 1944, nadie podía entrar ni salir del país). Así, nunca escuchamos a nadie hablar de su viaje a Albania o de que lo tenga entre uno de sus próximos viajes. Pues eso cambiará. No hay duda que se pondrá de moda. Porque la verdad es que es un país precioso, asombroso. Hay que viajar a Albania cuanto antes. Las razones son muchas. Bueno, exactamente 7.

La primera: el turismo está emergiendo

Lo que señalábamos anteriormente: hay poca gente que conozca lo bonito que es este país. Y, en consecuencia, no van, no viajan. Se ven muy pocos turistas, es verdad, aunque cada vez hay más. Por eso debemos aprovechar el momento.

Te puedes encontrar con gente mientras caminas por alguno de sus pueblos o ciudades turísticas como Sarande o te relajas en la playa, pero nunca será agobiante. Para nada. Y ya no te cuento en los meses fuera de temporada y en áreas alejadas de las principales ciudades. Es un todo un descubrimiento.

Nuestra recomendación para visitar en Albania: aunque su capital, Tirana, no es de una enorme belleza, es interesante conocerla para entender este peculiar país. Vale la pena visitar el Museo Nacional de Historia, donde podrás encontrar mucha información histórica desde la antigüedad hasta el fin del comunismo.

La segunda: la bella Riviera albanesa y sus playas

Con 362 kilómetros de costa y bañada por los mares Adriático y Jónico, Albania es un destino con diversas opciones para el que le gusten las playas. No hay que olvidar que muy cerca tiene países de la talla de Croacia (al norte) y Grecia al sur. Y siendo así, lo normal es que la costa sea preciosa. Y lo es.

Dado que los turistas todavía están descubriendo Albania, sus numerosas playas a lo largo de su Riviera están llenas de calas y playas maravillosas como la de Dhermi. El agua es excepcionalmente limpia y clara y, a menudo, de un hermoso color turquesa.

Nuestra recomendación de playas: Hay muchas playas bonitas al norte, pero tal vez la parte más destacada de la Riviera albanesa al sur. Una buenísima sugerencia es ir a las islas Ksamil, un grupo remoto de tres pequeñas islas ubicadas frente a la costa, a las que solo se puede acceder en barco desde la pequeña ciudad de Ksamil.

La tercera: los alpes albaneses

El hecho de que haya estado aislada tanto tiempo tiene una recompensa: la cultura rural continua en muchos lugares intacta. Viajar a Albania es como hallar una joya. La naturaleza rebosa y, prueba de ello, son sus imponentes Montañas Malditas, los Alpes.

Los Alpes albaneses, al norte, son una maravilla para el que le guste el senderismo, por ejemplo, y sus picos son impresionantes desde todos los ángulos. Las rutas de senderismo se han marcado bastante bien, por lo que, aunque solo te encontrarás con unos pocos pastores en tu camino hacia la cima, es fácil guiarse.

Nuestra recomendación para hacer senderismo: uno de sus trekking más famosos. No te pierdas ni un detalle sobre la ruta de Valbona a Theth.

La cuarta: es económico

Otra de las grandes ventajas de que sea un lugar oculto y que no hayan muchos viajeros es que los precios son realmente bajos. Sin embargo, el hecho de que sea barato no significa que se baje también la calidad: al contrario. Y eso se aplica en todas la categorías; es decir, puedes ir de lujo con un presupuesto realmente bajo.

Eso significa evidentemente que alojarse, comer y moverse es barato. De hecho, es uno de los destinos más económicos de Europa. Y con diferencia. Un par de ejemplos: una comida en un buen restaurante te costará alrededor de 10€ y una habitación doble en un hotel boutique de 5* de Tirana no superará los 100€.

Nuestra recomendación de hotel Boutique: la oferta hotelera se ha desarrollado existosamente durante los últimos años. Prueba de ello es este fabuloso resort Kerculla, situado en Gjirokastër, a 62 km de Sarandë. Una noche te puede salir por 70€.

La quinta: su arqueología

Lo cierto es que Albania tiene algo que aportar a todos los tipos de viajero y estilos de viaje. Familiar, parejas, solitarios, gastronómicos… Pero también es importante destacar su patrimonio cultural e histórico. Las rutas y las paradas que hay que hacer son de los más interesante.

Los sitios arqueológicos de Albania están ganando popularidad a pasos agigantados. Albania alberga impresionantes ciudades arqueológicas. Las ruinas griegas de Butrint y Apollonia o las hermosas ciudades de la UNESCO de Berat y Gjirokaster, que tienen algunos de los ejemplos más hermosos de casas de la era otomana.

Nuestra visita recomendada: La bahía de Vlora, protegida por la península de Karaburun y algunos islotes, es un buen sitio para contemplar las ruinas romanas de Orikum.

La sexta: la comida fresca

Tal vez sea uno de los aspectos más favorablemente sorprendentes de este viaje. Está deliciosa la comida. Tanto la comida que se sirve en la calle, como la que se sirve en los restaurantes más reputados son de una enorme calidad. Es una mezcla entre la gastronomía de los Balcanes, el mediterráneo, especialmente Grecia e Italia.

La cocina es muy artesanal, incluso diría rural. Hay mucho producto local y todo es fresco y natural. Sa igual si comes verdura, legumbres o fruta. En cuanto a los mariscos, por supuesto, puedes estar seguro de que serán recién capturados. Algunos platos típicos son el cordero asado con yogurt, la sopa de patatas y col, albóndigas fritas (Qofte të fërguara) y el pastel albanés de verduras.

Nuestra recomendación para probar: Y entre los platillos que merece la pena probar está el Byrek, un pastel salado hecho con pasta filo.

La séptima: la hospitalidad

Es curioso como algunos de los viajeros que han estado en Albania destacan la hospitalidad y la actitud amistosa de los albaneses. Y es totalmente cierto. Tienen un cierto grado de inocencia que les hace estar muy atentos a cualquiera que venga de fuera. Se nota que les gusta que la gente entre en su país.

El inconveniente, claro, es que muy pocos hablan inglés, con lo que es difícil comunicarse. Aunque, da igual, siempre te lanzan una sonrisa y se hacen entender. También son muy generosos. Espera a que te traten como a uno de los suyos y a recibir cantidades infinitas de Rakia (equivalente a alcohol ilegal) cuando visites Albania.

Nuestra recomendación de experiencia en Albania: uno de los lugares más bonitos del país es el Parque Nacional de Llogara y su paso, desde donde puede verse claramente el mar Jónico.

Por Pedro y Christian, fundadores de Humboldt Society

Si te interesa alguno de estos viajes personalizados a Baqueira, llámanos al 93 217 95 13 y te asesoraremos y personalizaremos un viaje a tu gusto. OJO, no hacemos reservas de vuelos y hoteles por separado.