¿Por qué viajar a Costa Rica? (11 razones)

viajar a Costa Rica

Puede que no exista otro destino en el mundo donde haya tanta diversidad en tan poco espacio. Costa Rica es una de las repúblicas más pequeñas de América Central. Pero ojo: su flora y fauna son excepcionales y representan el 6 % de la biodiversidad mundial. Tal cual.

Es un destino para aquellos viajeros que le guste respirar aire puro, moverse en espacios naturales y que tengan un espíritu aventurero a punto. Costa Rica está encajonado entre dos océanos: por un lado, al este, tienes la costa del Atlántico y, por el otro, la del Pacífico en el oeste. Es un país pequeño, pero hay grandes razones para viajar a Costa Rica y conocerla a fondo:

¿Se puede viajar a Costa Rica?

Como bien sabes, debido a la Pandemia, viajar está siendo especialmente complicado para todos. Las salidas y las entradas están drásticamente limitados. Costa Rica precisamente es uno de los pocos destinos que permite la entrada en avión desde España. Como las cosas cambian cada día, si quieres conocer el estado actual de la situación para tu próximo viaje, sea donde sea, llámanos al 93 217 95 13 y te informaremos – Pedro y Christian, fundadores de Humboldt-society, viajes personalizados


  1. Hay vuelos baratos
  2. Una aventura del Atlántico al Pacífico
  3. 30 Parques Naturales
  4. El espectáculo del desove de las tortugas
  5. Ecoturismo y Monteverde
  6. Se come muy bien (y sano)
  7. Más de 1.000 kms de playas
  8. Un paraíso para observar aves
  9. Las montañas mágicas
  10. Destino muy familiar
  11. El buen rollo de los ticos

Uno, los vuelos desde España son baratos

Ya hace algunos años que los billetes de avión desde España a San José, la capital de Costa Rica, están a precios bastante asequibles. Eso sí, hay que estar alerta. Las tarifas normales ida y vuelta en temporada alta -Navidades y mes de agosto, sobre todo- suelen rondar los 1000€ en vuelos directos. En otras fechas, por 700€. Sin embargo, ahora -si reservas con antelación- puedes encontrarlos por debajo de los 500€. Por ejemplo, en estos momentos el precio está de ida y vuelta está desde 435€.

Dos, del Atlántico al Pacífico

Como decíamos, una de las rutas más apetecibles de Costa Rica es la del camino que va desde una costa a la otra. Del Caribe a los canales de Tortuguero en el Pacífico. Son 280 kilómetros de recorrido. Será algo así como un «Camino de Santiago» en versión tropical. Es muy habitual hacerlo entre aficionados al trekking, senderismo o caminantes, como queramos llamarlos. Atravesando la esencia natural de este país: junglas, plantaciones de café o bananeros, ríos caudalosos, volcanes y cascadas espectaculares.

Tres, por sus parque naturales

Es uno de sus puntos fuertes. Muy fuertes. Costa Rica cuenta con 30 parques nacionales, que ocupan un 30% de su territorio. Hay selvas, arrecifes de coral o volcanes como en el parque nacional Volcán Tenorio, donde se puede ver la impresionante cascada del Río Celeste. Pero si tenemos que elegir uno, sin duda sería el Parque Nacional de Corcovado. Allí la naturaleza es brutal: 375 especies de aves, 124 de mamíferos, 8.000 especies de insectos en una de las masas de pluvisilva más extensas e intactas de América Central.

Cuatro, el desove de las tortugas

El Parque Nacional Tortuguero, en la costa caribeña, es otro buen ejemplo. Es uno de esos lugares que todos deberíamos visitar al menos una vez a lo largo de su vida. Es un lugar remoto, en el que se mantiene la esencia de lo que fue antaño. Tortuguero es además el mejor lugar de Costa Rica y uno de los mejores lugares del mundo para presenciar el desove de las tortugas marinas. Hoy, a pesar de que están protegidas y ya no se pueden cazar, las tortugas siguen siendo la principal fuente de ingresos de la población gracias al tirón que el avistamiento del desove tiene para el turismo.

Cinco, el ecoturismo y Monteverde

Ya lo hemos repetido en muchas ocasiones, pero si existe un destino que debe sentirse muy orgulloso de proteger su medio ambiente, ese es Costa Rica. El ecoturismo es una de sus máximas. La responsabilidad por el entorno. En ese sentido, tal vez sea uno de los destinos más interesantes para viajar en 2021.

La Reserva Biológica Bosque Nuboso de Monteverde probablemente sea la visita ecoturística más importante del país. Se trata del bosque nuboso más destacado del mundo y se encuentra en la Cordillera de Tilarán y suma 3.500 hectáreas de bosque protegido. Por cierto, el que necesite descargar algo de adrenalina puede probar los puentes colgantes y las tirolinas (llamadas canopy), que, con 600 metros, según anuncian, es la más larga de latinoamérica.

Seis, porque se come muy bien (y sano)

A causa del clima tropical de Costa Rica, la mayor parte de la dieta está compuesta de fruta. Un consejo: si ves un puesto de zumos de fruta en la carretera, detente; son exageradamente jugosos. Dentro de lo que son las rutas gastronómicas del mundo, la cocina costarricense se caracteriza por la sencillez y la frescura.

Disponen de un montón de pescado fresco. Hay también mucha variedad de verduras; y deliciosas comidas de sopas, carnes a la brasa, arroces, ceviche y picadillos. No mucha gente piensa en comida cuando viaja a Costa Rica, pero tiene platos tan sabrosos como el gallo pinto (plato nacional), la olla de carne, los tamales, los pejibayes (frutos de palma durazno), el ceviche «vuelve a la vida», el arroz a lo tico o «los arreglados», una especie de sándwich.

Siete, más de 1.000 kilómetros de playas a elegir

Tanto en la costa caribeña como en la del Pacífico las playas se suceden a cuál más bonita. Rodeadas de bosques tropicales, sembradas de palmeras, de aguas cristalinas… Costa Rica hace honor a su nombre: es una costa rica en playas de todo tipo. Las opciones son casi infinitas: están los paisajes de Manuel Antonio con playas más tranquilas o la zona de Guanacaste, donde predominan los resorts más grandes y completos con todo tipo de comodidades y actividades para toda la familia.

En la costa caribeña, Punta Uva (cerca de Puerto Viejo) es considerada como una de las playas más bonitas de Costa Rica. Hay otras menos conocidas como las Espadilla Sur, Puerto Escondido, o la playa Tambor, en la Península de Nicoya.

Ocho, un paraíso para la observación de aves

Para los amantes de los pájaros, Costa Rica debería ser un destino indispensable. Entre otras especies exóticas, es la capital mundial de los colibries. El país ya es un lugar maravilloso para los observadores de aves, pero es particularmente bueno si lo que buscas es echar un vistazo a una de las 50 especies diferentes de colibríes que viven allí. Pero eso no es todo. Ni mucho menos. En sus selvas hay una enorme cantidad de vida ornitológica: algunas de las más fascinantes del mundo, como los tucanes, los guacamayos, los tangarás o el extraordinario quetzal.

Nueve, las montañas mágicas

Los volcanes de Costa Rica es otro de sus atractivos imprescindibles. Hay más de 100 identificados. Algunos están activos y otros no. De todos ellos, no cabe duda que no nos podemos perder una visita al hermosísimo Arenal. A 1.670 metros de altura, es el rey de los volcanes. Imponente. Lleva inactivo desde 2010. Está ubicado en un Parque Nacional, junto un lago con preciosas aguas cristalinas y extensa vegetación. Lo que queda es un pico apacible aunque aún humeante, rodeado de bosques ricos en fauna, cascadas y fuentes termales. 

Diez, ideal para viajar con niños

Puede que estemos frente a uno de los destinos dónde más se valora el concepto de familia. No es extraño encontrar cómo varias generaciones de la misma familia viven bajo el mismo techo. En general, los servicios públicos se reservan en muchos casos a mujeres con niños. Aparte de las grandes cantidades de actividades en plena naturaleza, hay también museos pensados para los más pequeños, como el Centro de Ciencia y Cultura de Costa Rica. Ubicado en una antigua prisión, este museo infantil interactivo cuenta con más de 40 exposiciones que van desde la arqueología hasta el estudio del Universo.

Once, el buen rollo de los «Ticos»

Los costarricenses o «ticos», como les gusta que les llamen, están orgullosos de su pequeño paraíso y reciben a los visitantes animándoles a sumergirse en el despreocupado ritmo de vida. Este saludo, despedida, pegadizo lema y persistente mantra es la base del gran encanto de Costa Rica: su sencilla aunque profunda capacidad para hacer que la gente se relaje y disfrute. Con el nivel de calidad de vida más alto de América Central y olas, atardeceres y playas perfectos, Costa Rica es pura vida. No en vano, Costa Rica siempre aparece en lo alto de los listados y rankings de los destinos más felices del planeta.

Por Pedro y Christian, fundadores de Humboldt Society

Si te interesa alguno de estos viajes personalizados a Baqueira, llámanos al 93 217 95 13 y te asesoraremos y personalizaremos un viaje a tu gusto. OJO, no hacemos reservas de vuelos y hoteles por separado.